No quiero ser una mamá perfecta



Me acuerdo cuando estaba embarazada de mi primer hijo y pensaba en todas las cosas que, según yo, iba a hacer perfectamente: “Mi hijo va a ser así, yo voy a ser asá, voy a tener mucha disciplina en todo para que no sea berrinchudo, para que coma toda su comida y siempre me haga caso. De veras que no entiendo a las mamás que dicen que no pueden, seguro es porque no le echan suficientes ganas. Yo sí voy a poder.” Ahora volteo atrás y me río de lo ingenua que fui.

Soy muy controladora, y una de las cosas que más trabajo me ha costado aprender ahora que soy mamá, es justamente a fluir, a dejar que las cosas sucedan y entender que no todo el tiempo voy a poder tener el control sobre lo que sucede en mi día a día. Los niños son espontáneos, caray. Y qué grandes maestros son para enseñarnos a improvisar.

Mucho tiempo me esforcé por ser una mamá perfecta, por ganar comentarios positivos de la gente: “Ay, qué buena mamá eres. Wow, ¿cómo le hiciste para que tu hijo se comiera todo? Qué bárbara, es admirable todo lo que haces. Mis respetos, siempre traes a tus hijos bien peinaditos y limpios.” Gracias al cielo, reflexioné y me hice la pregunta: ¿cuál es mi afán por agradar a los demás incluso más que a mis propios hijos, más que a mí misma? ¿Por qué necesito el comentario de aprobación de un extraño? ¿Acaso no es suficiente el mío?

Ahí me di cuenta de que mi enfoque estaba equivocado, porque además la gente siempre va a opinar, en positivo o negativo, pero siempre lo van a hacer. Creo que es más importante voltear a ver a mis hijos y preguntarme si las decisiones que estoy tomando los hacen felices a ellos. Punto.

A lo largo de más de tres años siendo mamá, me da gusto haberme quitado la presión de ser la mamá perfecta. No me interesa serlo, prefiero ser una mamá real, que comete errores pero también muchos aciertos, y a la que sus hijos aman tal cual es; e igualmente importante, una mujer que confía en sus propias decisiones.

Comentarios

  1. Aunque te sigo siempre en Fb, es la primera vez que visitó tu blog, y no puedo estar más identificada. Creo que la mayoría nos consideramos madres perfectas sólo antes de serlo jajaja Mi bb tiene año y medio y básicamente estuve el 1er año tratando de agradar a los que me rodeaban, aun cuando por dentro gritara que odiaba sus tips de crianza y consejos no solicitados, pasó un tiempo hasta que pude ir quitandome la caparazón y adueñandome de mi rol de madre, y es que después de todo a mi hija la Pari yo! Bendiciones hermosa!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares