27 agosto 2017

LAS COSAS QUE AMO, AHORA QUE SOY MAMÁ



Por años no me imaginé siendo mamá y menos pensé que fuera a ser una experiencia tan fregona en mi vida. Tener hijos me ha permitido ser más consciente de mí y de mi entorno, además de ayudarme a crecer como personal. En mi experiencia, puedo decir que la maternidad es mi mejor escuela. Quiero compartir contigo las cosas que más amo ahora que soy mamá, y que agradezco infinitamente al Universo. Aquí van:

Sentir que soy el todo de mis hijos, que Jerónimo me siga a todos lados como pequeña sanguijuelita, aunque en algunas ocasiones puede fastidiarme un poco, la mayor parte del tiempo, me encanta saberme amada por ese pequeño ser humano que no deja de decir mamá y abrazarme las piernas.

Bañarme con mis dos hijos es algo que me encanta. Sentir el contacto piel con piel, abrazarlos, lavarlos y que ellos se sientan protegidos, ¡uf! Lo mejor.

Los abrazos repentinos que me da mi Jerónimo son una cosa que me enciende el corazón y me enchina la piel. Me encanta la sensación de sus bracitos alrededor de mi cuello y su carita pegada a la mía. Amor puro.

Amo los gritos sin ton ni son de mi bebé Adriano, y su mirada coquetona cuando entablo contacto visual con él, es uno de los mejores regalos que el Universo me ha dado.

Aunque ya pesa y bastante, me encanta cargar a Jerónimo. Cada vez crece más y no deja de darme nostalgia prematura al pensar que habrá una última vez que pueda cargarlo entre mis brazos, así que aunque la ciática vaya de por medio, sigo haciéndolo hasta que de plano ya no sea posible.

Amo que aprendí a valorar mi tiempo y por consiguiente, me convertí en una persona más organizada. Mi tiempo libre es oro y considero que he aprendido a administrarlo. Mis hijos me han hecho más productiva.

Amo sentirme chingona cuando tengo algún compromiso social o de trabajo y antes de atenderlo, dejo muchas cosas listas en casa que tienen que ver con mis hijos: bañarlos, darles de comer, jugar con ellos, etc. Gracias a mis hijos, me di cuenta que mis capacidades son muchas.

Me fascina escuchar el idioma “toddler” y “bebé” de mis chamacos. Por un lado, Jerónimo que todavía no habla claro y balbucea como si todos entendiéramos su extraño y gracioso lenguaje; y por el otro, el pequeño Adriano con sus grititos.

Muero de amor cada tarde cuando salimos al jardín a esperar a papá, mis hijos, nuestros tres perros y yo. Y permanecemos en calma, contemplando y disfrutando el momento mientras comemos palomitas caseras. Se ha vuelto mi parte favorita del día.

Ufff… creo que fue un error escribir sobre este tema porque se me vienen a la mente muchísimas cosas más. Fácil pude haber escrito unas 10 cuartillas pero aquí voy a parar. ¿Tú qué cosas amas ahora que eres mamá? Platícame.

1 comentario:

  1. Hace poco que soy seguidora de este blog, me ha gustado el relato y me e identificado en algunas cosas, el convertirme en mama de un pequeño de 1 año 2 meses me cambio la vida, lo amo , año ser mama

    ResponderEliminar