02 julio 2017

EL RETO DE DEFENDER LA LACTANCIA PROLONGADA


Mi familia quiere que deje de darle pecho a mi hijo de dos años y medio. Me lo dicen a través de su expresión de sorpresa o asombro cada vez que él  me pide “bui” y yo le digo que sí sin pensarlo dos veces. “Es que ya está muy grande. Ya no la necesita. Es pura maña. Por eso andas bien cansada siempre. Ay, hijo, chico grandote y todavía pidiendo bubi. Es de tu hermanito, ya no se la quites.” Son comentarios “bien intencionados” que dicen para “ayudarme” a destetar a mi hijo.

La creencia es general y no hay espacio para la información bien fundamentada, esto quiere decir que si yo cito un dato como que la OMS recomienda la leche materna por los primeros dos años de vida, simplemente me estoy aferrando. En una ocasión tuve un debate con un familiar porque hizo expresión de asco cuando le dije que prefería darle a mi hijo leche mía que leche de una vaca. Lo que yo no entiendo es cómo no les da asco tomar leche de un animal que no es de su especie, pero ese es otro tema.

Soy una mujer que hago poco caso de las críticas, y de verdad que estos comentarios no son determinantes para que yo tome una decisión sobre mi lactancia con mi hijo mayor. Eso es algo únicamente entre él y yo. Punto. Sin embargo, me he dado cuenta que cada vez me siento más incomoda si alguien cercano está presente cuando mi hijo pide pecho. Y no me gusta esa sensación. Es algo que me agota mentalmente y que creo que no debería de ser así: estar lidiando con las creencias de otras personas como si la carga de estarme debatiendo con mis dudas internas no fuera ya suficiente.

Es cierto que yo misma he tenido mis dudas de si continuar o no. Ya desteté a mi hijo por las noches desde hace aproximadamente un año, y estoy feliz con eso porque necesitaba el descanso nocturno. En esta ocasión, amamantar en tándem es retador, claro, y es cuando me surgen estas dudas. Pero mi punto es que solo yo tengo derecho de hacerlo, solo yo sé qué es lo mejor para mí y para mi hijo (respecto a la lactancia y cuando dejar de hacerlo). Y solo yo podré decidir continuar a pesar de que en ocasiones me sienta muy cansada de hacerlo, creo que es normal sentirse cansada y esto no tiene nada de malo.

Mi pareja a veces me dice que ya debería de quitarle el pecho de tajo porque no lo necesita y solo me chupa energía y por eso ando por la vida como zombie. Sé que lo dice porque no me quiere ver fatigada, pero yo misma le respondo que esos comentarios no me ayudan en absoluto, al contrario. Creo que en estos casos el apoyo de tu pareja (o la persona más cercana a ti) es fundamental para que te sientas respaldada tomando la decisión que tomes.

A 30 meses de haber iniciado la lactancia, he llegado a un punto en el que ya no se le hace simpático a la gente, en el que incluso mi hijo es visto como un “mañoso”,  en el que los demás no le encuentran sentido a mi práctica y en el que más juzgada me he sentido. Y me choca que esto suceda.

Yo admiro a todas las madres que aman a sus hijos y se esfuerzan por darles lo que, para ellas es lo mejor. Yo no practico lactancia prolongada para que me aplaudan y creo que no tengo la obligación de explicarle a cada persona que me pregunta por qué lo hago, como si fuera algo malo.  No tengo que convencer a nadie.

La lactancia prolongada ha sido una decisión mía y esto no significa que voy a ver mal a quien no la practica o a quien lo hace por mucho más tiempo que yo. Simplemente creo que como madres, tenemos la libertad de elegir y merecemos ser respetadas. Merecemos también, quitarnos el gran peso que mucho se pone sobre nosotras, y que implica “tener” que dar explicaciones de cosas que no le conciernen ni afectan a nadie. Las luchas diarias que lidiamos en nuestra maternidad, ya son suficientes. 

Mi lactancia es mía, es de mis hijos. No acepto opiniones ajenas a menos que las pida. Sé que es lo mejor para mis hijos porque sí estoy informada además de que confío plenamente en mi instinto de madre, de mamífera. Y terminará cuando yo lo decida. Punto final.


1 comentario:

  1. tengo una ninia de 7 anios que le di bubu hasta los 3 anios y 1 mes .... hace 3 semanas soy mama de un ninio el cual salio "flojito" pa la succionada solo quiere una y pelea mucho , se bajo el 13 % del peso y tuve que complementar con formula llore como loca en el consultorio del pediatra , me sentia tan mala madre de no ser suficiente para mi hija ..ahora mi vida es dar teta , sacarme con la bomba , lavar y esterilizar biberones , termine haciendo el doble o triple de trabajo , mi produccion de leche no sube y ya te imaginaras los comentarios tod el tiempo de ya dejalo dale formula y ya , dormira de corridito =( es terrible que la gente a tu alrededor critique tu manera de actuar ... tu continua hasta que los 2 se sientan agusto ..un abrazo

    ResponderEliminar