09 abril 2017

PREPARÁNDOME PARA RENUNCIAR (TEMPORALMENTE)



La llegada de un hijo llena de alegría los corazones. Estoy literalmente a nada de que nazca mi segundo bebé y me siento muy emocionada por todo lo que esta nueva aventura implicará. Por otro lado, sé que debo trabajar en mentalizarme para renunciar, temporalmente, a muchas cosas que sé que voy a extrañar (aunque sepa que no será así toda la vida).

Desde que me convertí en madre, el reto más difícil que he enfrentado ha sido renunciar. Las mujeres renunciamos a muchas cosas cuando la maternidad llega a nosotras; ser dueñas de nuestro tiempo ya se ve como un lujo, renunciamos a un trabajo, a una calidad de vida que nos garantice el descanso normal y necesario que todo ser humano necesita para funcionar al cien en las actividades diarias, también renunciamos a las salidas con amigas y en general a la vida social. Y bueno, la lista continúa.

Recuerdo que las últimas semanas de mi primer embarazo, y los primeros 8 meses después de que nació mi hijo (después de 8 meses volví a trabajar), me convertí en una mujer aislada de todo y dedicada al 100% a mi bebé. Me encantaría decir que lo disfruté totalmente, pero la verdad es que no fue así, porque la situación me tomó por sorpresa y cada día que pasaba deseaba que ese encierro (que yo así lo veía) terminara pronto. Viví muy deprimida y frustrada, ahora siento un poco de culpa por no haber sido lo suficientemente paciente para deducir que era algo temporal y que más valía disfrutar esos momentos que no van a regresar jamás.

En la planeación del segundo embarazo, mi marido y yo acordamos que durante el primer año, yo estaría en casa dedicándome enteramente a nuestros dos hijos y esto implica renunciar (por el momento) a varios proyectos profesionales. A pesar de que estuve de acuerdo, lo primero que se me vino a la mente fue que no quería volver a atravesar por esa etapa tan horrenda de mi vida en la que me sentía completamente inútil, fea, fodonga, amargada, triste, y mil etcéteras. Y dije, ¿cómo le voy a hacer? Desde que tengo memoria, estoy acostumbrada a la vida laboral y social, estoy metida en mil cosas: mi empresa de consultoría, mi blog, mi club de oratoria, mis entrevistas en radio y tele, mis talleres, cursos, capacitaciones, en fin. Soy una mujer muy activa y con mucho amor por su vida profesional: es algo que me alimenta el alma.

Tengo muy claro que no quiero volver a repetir el mismo error de no disfrutar a mi bebé por estar clavada en todo lo que no estoy haciendo afuera por haberme quedado a cuidar de él. Y algo que me ha dicho mi terapeuta es que, definitivamente, para todo hay tiempo; lo que sucede es que cuando estamos atravesando por una situación en la que hay que frenar otros proyectos, sentimos que estaremos así el resto de nuestras vidas y esto para nada es cierto.

Y vaya, de verdad y aunque me ha costado trabajo entenderlo (y sé que una vez que nazca mi hijo me sentiré frustrada más de una vez), he tenido tiempo para mentalizarme y decidir que a partir de que nazca mi hijo y hasta que cumpla un año, estaré cumpliendo exclusivamente con un rol del que ya no quiero renegar más: el de ser mamá y ama de casa. He decidido ya no pelearme con esos términos y ser feliz con todo lo que este próximo año tiene para enseñarme, añorando tal vez mi vida laboral y social, pero sabiendo que “hoy no es siempre”.


Creo que a veces las mujeres cargamos con culpas inecesariamente y sobre todo en estos casos. No me siento mal por renegar más de mil veces al día de la maternidad, así es mi personalidad y es algo que no voy a cambiar, pero sí puedo moficiar mi enfoque y comenzar a ver que ser mamá, definitiamente es lo mejor que me pudo pasar.

14 comentarios:

  1. yo como hombre creo que la maternidad es algo tan maravilloso que solo vosotras tenéis el privilegio de poder vivir en primera persona. pero también soy consciente que para ser madre renunciáis a miles de cosas y enfadaros por ello es normal y no entiendo que haya gente que tache de "mala madre" a aquellas que piensan que al ser madre pierden calidad de vida

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón. En ocasiones nos centramos en lo que no podemos tener y nos olvidamos de disfrutar de lo que tenemos más cerca, como es nuestro bebé

    ResponderEliminar
  3. Sin duda, y yo no me arrepiento de haber renunciado a mi vida laboral por cuidar de mis hijos, te felicito tomaste la mejor decisión... Ya verás.. Un Abrazo?!

    ResponderEliminar
  4. Piensa positivo y disfruta mucho a tu bebé , como tú dices este renunció es sólo temporal ya pronto volverás más recargada que nunca a tus proyectos y vida profesional . Tal vez por el momento puedas dedicarte más a tu blog desde casa ? investigar y agarrar inspiración para tus próximos proyectos en el futuro ? No se , mantén tu mente ocupada en otras actividades más allá de tu bebé y tu casa

    ResponderEliminar
  5. Tu post me llego al corazon. Yo pase por algo muy similar cuando nacio mi bebe. Pasaron muchos meses hasta que acepte que tenia una ligera depresion postparto. Se siente horrible, y hasta la fecha no logro dejar de sentir pena y culpa al decirlo. Pero es bastante valiente e inspirador que hablemos de estas cosas, para que otras mamás sepan que aunque la maternidad es hermosa, tambien esta llena de obstaculos. Yo te aconsejo no tomarte ningun papel muy a pecho, si no disfrutar la belleza de ser mujer y poder ser mil cosas a la vez. Continua soñando en proyectos profesionales para el futuro, disfruta a tus bebés y las noches sin dormir, e intenta hacer tiempo para el pedicure, corte de pelo y shopping. Verás que esta nueva etapa sera hermosa!

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón renunciamos a muchas cosas, pero también ganamos muchas otras cosas!! y al final con el tiempo las cosas se normalizan.

    España.america

    ResponderEliminar
  7. Así es renunciamos a mucho y a veces sentimos que dejamos de ser nosotras para ser mamá,pero tanto el sentimiento como la renuncia es temporal, a medida que nuestro bebé va creciendo volvemos a retomar nuestras actividades poco a poco y eso es en lo que hay que centrarse, lo mas importante es estar completamente para nuestro bebé cuando más necesitan a mami

    ResponderEliminar
  8. Creo que has tomado una excelente decisión!!! Es tan solo un año y estoy segura de que es lo que tu necesitas. Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Que bonito post y que razón tienes... Es una renuncia temporal a otras cosas, pero la parte positiva es que le dedicas mucho tiempo a tu bebé y eso también es importante :D

    ¡Besos y feliz finde mi ChicAdicta!

    ResponderEliminar
  10. Justamente me encuentro en el primer mes del peque no quiero renunciar a varias cosas aunque ya lo he hecho , mi trabajo, mi tiempo, un bebe requiere tiempo y Amor y aunque el papi me esto ayudando la mayor parte recae en nosotras

    ResponderEliminar
  11. Pues esta vez a disfrutalo al 100%. Es lo más bonito que nos puede pasar y hay que aprovechar que luego crecen muy rápido!!

    Travel.ownway

    ResponderEliminar
  12. Yo cometé el mismo error con mi primera bebé, y con la segunda no- tomé mi tiempo para disfrutar de er mamá a dos, y no me arrepiento para nada. Suerte mamá, y que lo disfrutes a lo máximo. XO Christa

    ResponderEliminar
  13. Yo también renuncié a muchas cosas, ya mi niño va ara 2 años, y la verdad siento que a el lo he disfrutado al máximo y eso me hace feliz y plena, pero hay que saber equilibrar todo.
    Besitos y mis mejores energias...

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que hay que disfrutar siempre de cada etapa, porque no vuelven, pero también es importante no olvidarse de una misma, porque antes de ser madre siempre fuiste mujer..

    ResponderEliminar