07 febrero 2017

IR AL CINE CON TUS HIJOS SIN MIEDO AL TERRIBLE “¡SHHH!”



Cuando me convertí en madre, de golpe me di cuenta que había perdido espacios que antes disfrutaba muchísimo. Había perdido la espontaneidad: ya no era posible hacer planes en el momento así como así, ahora tenía que ver con antelación a dónde podía ir con mi bebé. Y vi que mis posibilidades se reducían. Así platica su experiencia Nancy Padilla Jaik, impulsora de un grupo que me encanta: “Las mamás y los papás también queremos ir alcine”, en Torreón.

A pesar de que mi hijo es muy tranquilo (eso hemos de decir todas las madres, jaja), me ha tocado recibir miradas matonas cuando entro con él a alguna sala de cine. Y sí, es incómodo observar cómo unos cuántos están al pendiente de ti para callarte en el momento que un ruido infantil perturbe sus oídos. Somos una sociedad intolerante con los niños. Antes de ser mamá, yo lo era (perdónenme), y recuerdo cómo me molestaba la llegada de padres con bebés a cualquier espacio que yo considerara no apto para ellos ni para mi comodidad.

Vi con tristeza lo mal vistos que son los niños en nuestra sociedad. En muy pocos lugares les permiten la entrada y, si son recibidos, los espacios para ellos son sucios e inadecuados. Fue ahí que de entrada pensé: Tengo que retomar alguna actividad de mi vida anterior, pero ahora con mi bebé. Y el cine es algo que amo. Así que decidió irse por este camino.

Esta iniciativa está por cumplir dos años el próximo mes de abril, y somos muchas y muchos los padres agradecidos con Nancy por aventarse el tiro y abogar por la comunidad con hijos en la región.

El objetivo de “Las mamás y los papás también queremos ir al cine”, es gestionar funciones en salas de cine en condiciones adecuadas para madres y padres con bebés y/o niños pequeños: sonido moderado, luces encendidas, clima aceptable, y lo más importante desde mi perspectiva, estar entre personas a las que no les molestará uno que otro grito o que tengamos que levantarnos del asiento cada 5 minutos porque el crío se puso necio.

La idea es que los padres tengamos la posibilidad de ver en familia películas para nosotros sin sentirnos condenados a las películas infantiles mientras nuestros hijos sean niños (Ojo, tampoco es como que vamos a ver El exorcista o algo así, sino funciones adecuadas para toda la familia).

Algo en lo que quiero hacer hincapié, es en que tampoco se trata de victimizarnos como padres y madres, simplemente hablar de nuestra experiencia como es, y sí es válido afirmar que se nos cierran espacios por el simple hecho de cargar con una criatura; sin embargo, ambas partes tenemos responsabilidad y nosotros no podemos deslindarnos de lo que nos toca. Si bien existen personas sin hijos que son intolerantes, nosotros como padres y madres también debemos ponernos las pilas y observar cuando nuestros adorados retoños están demasiado inquietos. Se trata de que ambas partes seamos empáticas una con la otra.

Cuando, después de investigar, Nancy se dio cuenta de que existía un grupo de mamás que organizaban funciones con bebés en Saltillo, se puso en contacto con ellas para preguntar cómo iniciaron y decidió replicar –con su permiso- el proyecto en Torreón, tropicalizado y con nuestro sello lagunero. De esta manera recuperamos algo “perdido” con la maternidad (y paternidad) y le dimos un espacio digno a los niños.

Además, algo que me gusta mucho es que con proyectos como este, se fomenta la unión familiar y también la tolerancia y la paciencia, porque cuando asistes a una función de cine “normal” con tu hijo y se pone medio Chucky, muchas veces sucede que por temor a que la gente se empiece a molestar, nosotras mismas como madres y padres comencemos a perder la paciencia y a ponernos intolerantes con la criatura que no tiene nada de culpa. En una función como las que impulsa Nancy, vamos hasta más relajados y con más apertura para que nuestros hijos puedan ser lo que son: niños, sin ninguna represión.

Por ahora las funciones especiales se realizan en Cinépolis Galerías Laguna y el requisito es que asistamos por lo menos 80 personas para lograr mantener el proyecto que actualmente se presta para una función mensual. Dice Nancy, hemos tenido buena aceptación, aunque aún nos falta dejar más claro a madres y padres que la finalidad no es ver exclusivamente películas infantiles. Y por supuesto el objetivo final es conseguir que estas funciones especiales se queden de manera definitiva como sucede por ejemplo en Canadá (no estoy muy bien enterada pero hace semanas unas de mis seguidoras en Instagram me platicó que allá esta práctica ya es algo normal, qué padre, ¿no?)

Seguimos por que Cinépolis quiere brindar el beneficio a papás con bebé y lo hace a través de nosotros. Siempre me van ayudando a que hagamos estrategias para continuar. Es decir, no me dejan tirar la toalla.

Aunque existe esta oportunidad para las madres y padres de La Laguna, Nancy comenta que en ocasiones el nivel de asistencia es muy bajo, por eso decidí escribir este post, para que quienes no saben que esto existe, ahora lo sepan; y quienes ya lo sabían, se animen a participar. La verdad que es una experiencia padrísima acudir a un espacio baby & toddler friendly y creo que en nuestro país se deben aplaudir estas iniciativas y sobre todo, apoyarlas.

Sé que muchas de mis lectoras no son mexicanas y menos laguneras; pero esto se pone interesante porque entonces me encantaría que me compartieran si en su país existen espacios así y si no, ¿les gustaría que existieran? Ustedes pueden tomar la batuta como hizo Nancy acá en Torreón.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario