13 diciembre 2016

6 COSAS "DE MAMÁS" QUE JAMÁS IMAGINÉ DISFRUTAR TANTO


Antes de convertirme en madre e incluso en esposa, vivía muy peleada con la idea de realizar quehaceres del hogar y sobre todo de tener hijos y todo lo que esto implica. Le tenía aberración a la simple idea de hacer “cosas de mamás”. ¿Por qué? Por payasita, seguramente. No sabía lo que decía ni los momentos de gran satisfacción que me estaba perdiendo.

Por eso, hoy que vivo tan bendecida por tener una familia, un hijo y otro en camino, quiero hacer un recuento de esas cosas que según yo, jamás iba a hacer, al menos con gusto, y que ahora disfruto tantísimo. (Yo y mis mordidas de lengua):

1. Preparar el refrigerio. En el colegio donde está mi hijo, la dinámica es que los padres llevan el refrigerio para los niños durante una semana. Esto sucede cada 12 semanas aproximadamente y en lo que llevamos ahí, nos ha tocado hacerlo en 3 ocasiones. Yo no me había percatado sino hasta ésta última vez, de lo mucho que disfruto realizando esta actividad: pensando desde días antes cuál será el menú y buscando recetas de snacks ricos, diferentes y saludables. Puede parecer algo muy de flojera pero acabo de aceptar que a mí me fascina.  

2. Poner el pino de navidad. Debo confesar que desde que estamos juntos mi marido y yo, jamás habíamos puesto el pino de Navidad. No somos grinch, pero sí somos personas muy simples, no celebramos casi nada porque no pensamos tanto en las fechas sino en los momentos. Incluso desde que vivía con mamá y papá, los últimos años no me sentía muy entusiasmada por poner el pino, me daba mucha flojera. Pero este año, el espíritu navideño me invadió casi desde octubre y moría porque llegara la fecha apropiada para ponerme a decorar y ver la cara de asombro de mi hijo cada vez que encendemos las luces. Él dice: ¡Wow! Y bueno, con eso me hace la mamá más feliz del mundo.

3. ¡Comprar juguetes! Antes no me asomaba al pasillo de los juguetes ni por error. Pero ahora, cada vez que voy al súper, no puedo dejar de darme una vuelta por ahí para ver si me encuentro algo pa’l chamaco. A veces me emociono más yo con los juguetes que le compro, que él mismo; pero es que hasta siento que estoy comprando algo para mí, la felicidad es inexplicable. Mamá loca.

4. Decorar una recámara infantil. Ahora que soy mamá, nada me ha motivado tanto como convertirme en la decoradora de interiores oficial de la casa. Y es que gracias a Pinterest me han venido tantas ideas para aplicar que no paro y no paro. Me encanta ver a mi hijo disfrutando su recámara que, según yo, es muy funcional y adaptada a sus necesidades. Es uno de los espacios que más presumo cuando tenemos visita en casa.

5. Ir a la escuela para padres. Mi marido y yo elegimos la filosofía Montessori para educar a nuestro hijo y no nos hemos arrepentido, al contrario, nos encanta todo lo que él aprende y el ambiente que se vive entre niños pero también entre padres de familia y maestros. Es una comunidad pequeña pero hermosa; y parte de las actividades que me encantan, está la escuela para padres que se lleva a cabo mensualmente. Es un espacio para que nosotros, los papás, aprendamos aspectos básicos de esta filosofía y a mí me encanta aprender; mucho más si se trata de mi hijo.

6. Ver películas infantiles. En mi vida jamás se me había ocurrido ponerle play a una película infantil, pero ahora que soy mamá, mi repertorio en Netflix está invadido de este género y lo mejor de todo es que me encanta que así sea. He aprendido a ceder en este sentido, y ver algo que a mi hijo le gusta. Además, al haberme dado la oportunidad de ver estas películas, veo muchas enseñanzas y mucho aprendizaje en ellas. Me encanta rodearme a mí y a mi familia de pensamientos positivos y definitivamente los mensajes en una película infantil (bien elegida), siempre son así.


Por supuesto que seguirá habiendo cosas que no me gusta ni me gustará hacer en este viaje que se llama ser mamá (cambiar pañales, desmañanarme, soportar berrinches, y mil etcéteras); pero está padre darse cuenta de las cosas que una disfruta y permitirnos eso, disfrutarlas. ¿A ti qué cosas de mamás te gusta mucho hacer ahora? Platícamelo en los comentarios.

3 comentarios:

  1. Hay miles de cosas que ahora disfruto y que antes no sabía ni que existían jajajajaja Esta aventura de ser mamá es lo máximo!

    ResponderEliminar
  2. que bonito! en que escuelita esta tu crio mayor? yo quiero ver fotos del cuarto!!! Saludos Kiat!

    ResponderEliminar