05 diciembre 2016

4 razones por las que una madre NECESITA un día sin hijos (o al menos yo)

Como mamás, todas tenemos esa amiga o amigo impertinente que pregunta incoherencias como “¿Pero qué haces con todo el tiempo libre que tienes, y todavía quieres más?” Ash. Me da mucha risa que exista un pensamiento generalizado de que las mamás que “no trabajamos” tal cual en una oficina o con un horario definido, tenemos todo el tiempo del mundo para hacer muuuuchas cosas, aparte de dedicarnos a la crianza de nuestros hijos.

Las actividades de una madre son inagotables y no respetan horario. Los planes de una mamá, generalmente están regidos por la agenda de sus hijos. Es difícil que las personas sin hijos nos crean pero, de verdad nuestro tiempo libre es casi inexistente. Soy una persona muy celosa de mi tiempo y uno de los grandes retos que he enfrentado ahora que soy mamá, es justamente el de encontrar entre lo sobrante, algún tiempo para mí.

Obviamente, durante la semana paso muchísimo tiempo con mi hijo; las horas que está en el colegio las uso para trabajar en casa, cumplir compromisos profesionales, hacer el súper, pagar recibos, limpiar, hacer de comer… y pum! en una nada, ya llegó la hora de ir a recogerlo. A veces ni siquiera voy bañada por él porque literal, NO ME DIO TIEMPO. Esta es la razón por la que al llegar el domingo, por mucho que ame a mi criatura, necesito a gritos y desesperadamente unas 4 horas solamente para mí. Es mi momento de “no mamá” y lo disfruto hasta el último minuto. ¿Qué es lo que hago?, cosas simples pero que me permiten acompañarme, reconectarme conmigo misma: me voy a un café, leo un libro, escucho música, me salgo a caminar, me hago las uñas… cualquier cosa que signifique relajación para mí.

Por eso consideré pertinente aventarme una lista de 10 razones por las que toda madre necesita un tiempo para ella misma, permitiéndose ser egoísta y pensar sólo en ella:

1. Porque somos humanas, no súper mamás. Y nos cansamos física, mental y emocionalmente. No somos la mujer maravilla aunque en muchos casos nos cueste trabajo aceptarlo por presión social y/o sentimiento de culpa.

2. Porque nuestra única función en este mundo NO es la de ser madres. Somos mujeres, hijas, esposas (o parejas de alguien, o solteras), profesionistas en algunos casos, hermanas, amigas. Nuestros distintos roles aparte de la maternidad, también son importantes; y también es necesario que los juguemos.

3. Porque como seres humanos, necesitamos satisfacer primero nuestras necesidades para poder estar al cien y así poder transmitir lo mejor de nosotras a nuestros hijos. A esto me refiero con que es necesario que seamos egoístas; si tú no estás bien, difícilmente podrás contagiar a tus criaturas de cosas lindas y positivas, ¿lo has pensado?

4. Porque lo merecemos. Y ésta es la más importante.

Si a ti se te ocurren más, dímelas para hacer más grande la lista.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario