18 noviembre 2016

LÉASE EN CASO DE CRISIS (SÓLO PARA MAMÁS ESTRESADAS)

 No eres una persona normal si en algún momento no has querido salir corriendo por la ventana y abandonar a tu (s) hijo (s), los quehaceres del hogar, el marido (si lo hay) y todo lo que por mucho tiempo te absorbe y de pronto te hace olvidarte de ti misma.

A mí me pasa súper seguido, porque soy una persona poco paciente, lo acepto; y más ahora que cargo con 18 semanas de embarazo, a veces no sé qué hacer entre el crío berrinches, mis achaques, la casa patas pa’rriba, mi vida social y profesional un tanto frenada y un marido súper comprensivo pero que con todo y eso, puede llegar a desesperarme y caerme gordo nomás por ser hombre y no atravesar las crisis que yo atravieso. Ash.

A este proceso de mi vida, sin duda lo titulo “Altibajos físicos y emocionales”, porque de eso va, un día puedo andar a toda madre disfrutando de la vida, trapeando el piso con una sonrisota mientras bailo al ritmo de Ricky Martin; y al día siguiente puedo estar odiando a todo mundo, refundida en mi cama y buscando en google maneras de ser más infeliz en la vida.

Como sea, estoy aprendido que es parte del proceso y que no se puede huir de ahí. Vamos, no es como que una pueda decir “me voy de este cuerpo y de esta mente ahora mismo, regreso después”, ojalá. Acaba de pasar mi última crisis (apenas ayer) y hoy que sorprendentemente me siento más lúcida que nunca, quiero aprovechar para hacer un listado de cosas que me ayudan cuando no traigo las pilas tan recargadas y mi actitud anda por los suelos. Ojalá también a ti te sirvan:

1. Escucha la música que más te gusta. Aunque estés enchuchada en tu cama y con cara de perro, la música que te encanta te va a hacer sentir mejor. No importa si es metal, rock, pop, jazz, reguetón, ranchera, banda, cumbia, salsa; no se trata de buscar música “positiva” o “relajante”, sino la que a ti mera te gusta, la que te pone de buenas. Yo soy tan diversa que un día puedo estar viajándome con Van Halen, y dos discos después me paso a Bruno Mars y luego me voy con Wim Mertens o Charles Mingus. Como dice Alicia Keys, “la música sana”.

2. Salte a caminar. Yo aprovecho el momento que el crío está en el cole y me voy a caminar un rato, con mis audífonos bien puestos. No lo veas como que vas a hacer ejercicio porque a veces esto nos puede dar hueva; simplemente disponte a caminar, camina por tu barrio, conoce calles nuevas, observa las casas, los establecimientos, las banquetas; puedes descubrir un sinfín de cosas nomás haciendo esto y la verdad es que es sumamente relajante eso de caminar sin rumbo.

3. Escucha mantras o música de relajación. A diferencia del punto 1, aquí sí se trata de buscar específicamente música tranquila y relajante. Soy practicante de yoga aunque en este momento esa actividad está suspendida; sin embargo, con el simple hecho de escuchar la música, cerrar mis ojos y respirar profundo, me relajo muchísimo. Puedes buscar en Spotify: Cuencos tibetanos y Mantras for children, que son mis playlists favoritos.

4. Ponte a ver recetas de cocina. No soy muy fan de cocinar ni mucho menos, pero de repente me motivan mucho los videos de Tasty, y como esos cabrones hacen que todo se vea tan sencillo, no dejo de imaginarme preparando algún platillo y ya me he animado dos o tres veces a hacerlo. Es algo que mantiene tu mente distraída y si de por sí ya tienes que encargarte de hacer la comida, ¿por qué no hacer algún experimento?

5. Piérdete en Netflix. Durante mi primer embarazo me aventé tantas series y películas como pude y éste no ha sido la excepción. Sobre todo ahora que está integrando nuevo contenido, hay muchísimas opciones para todos los gustos y estados de ánimo. Si eres fan del humor, te recomiendo los 3 stand ups de Louis C. K., también hay una película buenísima para nosotras las madres que se llama “¿Cómo diablos le hace?” con Sarah Jessica Parker.

Si no puedes hacer nada de lo anterior porque estás con tu crío:

1. Salgan a pasear en coche, a veces esta sencilla actividad relaja tanto al hijo como a la madre; pásate por el drive trhu de alguna nevería o ya de plano de Starbucks y pide algún pastelito para él; y no regresen a casa hasta que se hayan terminado sus chuchulucos. Créeme que tu criatura ya no estará tan chucky a la hora de llegar a casa.

2. Váyanse al súper. Aunque sea sólo para ver, pasillo por pasillo. Esta práctica ya no es nada nueva, pero igual funciona; en mi caso, siempre ha sido muy efectiva.

3. Escuchen música relajante y positiva juntos. Ya sé que éste se parece a algo que ya dije arriba, pero es algo que también te puede ayudar. La música provoca muchas cosas energéticamente, en nuestro caso, a mi hijo le tranquiliza mucho escuchar mantras y cosas por el estilo. También tengo un playlist que en Spotify se llama “Jerónimo II” y que he ido armando con música que yo considero positiva, sin importar el género. Ésta es música que le he puesto desde que estaba en mi vientre y la verdad es que sí he notado que se identifica y hay un cambio en su energía. Inténtalo, te puedes sorprender.

      Muchas veces, con todo y esto, una simple y sencillamente no da para más y explota. Y está bien. Solamente son ideas que a mí me han funcionado y que de todo corazón espero que al menos una te haga sentir mejor. Si tú ya has pasado por estas crisis y hay algo que te funciona para relajarte, platícame qué es. Podemos ir haciendo el listado de recomendaciones más grande para que sirva a más madres desesperadas. ;)

No te olvides de visitarme en
Snapchat: ahoraquesoymama
Instagram: ahoraque.soymama
Facebook: ahoraquesoymama

2 comentarios:

  1. Hola soy mama de un niño de 2 años dos meses y estoy totalmente de acuerdo el paseo en super es tan relajante que hay veces que solo vamos a eso sin comprar absolutamente nada tambien aveces cuando no se quiere dormir por no perderse toda la accion opto por dar un pequeño paseo en coche y pum cae rendido en sueño es un placer leer tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Claudia! ¿Verdad que ir al súper es una maravilla? Esa opción y la de ir a pasear en coche son mis favoritas, jaja. Muchas gracias por leer el blog, trato de escribir sobre temas que realmente nos interesan a las mamás. ¡Recibe un fuerte abrazo! <3

      Eliminar