16 julio 2016

A veces siento que ya no puedo más

Hoy fue uno de esos días. Sentí que ya no podía más, me sentí horrible ser humano por agotar mi paciencia tan pronto con el crío. Me puse a pensar en el futuro y en que si quiero un segundo hijo mi vida va a ser un caos y me dio mucho miedo, frustración y tristeza. El drama llegó.

Puedo decir que soy una mamá feliz, muy feliz, que disfruto esta etapa mi vida con todo y los retos que ésta implica. Y también es cierto que cada vez son menos las ocasiones en que me siento histérica, loca y poco comprendida. Agotada, harta y con ganas de mandar todo al carajo. Pero hoy fue así y deveras que quise tirar la toalla.

A veces pienso que soy muy exagerada y que seguramente ninguna mamá en el mundo hace tanto drama como yo. Y es terrible esta sensación; pero dentro de mí sé que no es así. Sé que habemos muchas madres que nos hemos sentido frustradas, que queremos abarcar mucho: familia, hijo (s), pareja, trabajo, vida social, amistades y una infinita lista de etcéteras; pero que llegamos a un tope y decimos stop.

Hoy quise que el mundo se detuviera, hoy quise estar en la playa, sola, en traje de baño luciendo un cuerpo sin estrías. Hoy quise andar de compras, en el salón de belleza o dándome un buen masaje…

Tengo un año y siete meses siendo madre primeriza y por supuesto hay muchas cosas que aún no entiendo y sé que voy a tardar años en entenderlas. De lo que sí puedo estar segura es justamente de que las dudas siempre van a acompañarme en este camino llamado maternidad. 

Esa contradicción de sentimientos ya forma parte de mi cotidianidad, ese querer salir y hacer cosas, desaparecer de casa todo el día; y al mismo tiempo ese querer estar todo el día con mi hijo. Bueno, supongo que es parte de ser mamá y profesionista.

Hoy quise compartir esto porque sé que en algún lugar del mundo estás tú que te sientes igual que yo. Y quiero que sepas que no estás sola. A veces no nos atrevemos a contar lo que realmente sentimos por miedo que nos juzguen, pero aquí podemos hacerlo y no pasa nada. Te mando un abrazo solidario, donde quiera que estés.

5 comentarios:

  1. Yo a penas llevo tres meses siéndolo y me he sentido tal cual describes, pero pasa la tormenta y vuelve la calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, son procesos distintos. La maternidad se disfruta pero, al menos en mi caso, también tiene sus días difíciles. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo llevo 5 meses y medio sintiéndome así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimos. Somos muchas y al menos reconforta que no somos las únicas. Te mando un abrazo solidario y mucha buena vibra. :*

      Eliminar
  3. Yo llevo 5 meses y medio sintiéndome así

    ResponderEliminar