03 abril 2016

Cuando estás cansada de estar cansada.


El viernes exploté. Desperté llorando y pidiéndole un abrazo bien fuerte a mi marido. Ya no aguantaba más. Sentía que mi cuerpo había llegado al límite del cansancio. 

Es difícil funcionar como ser humano cuando no tienes el descanso adecuado. En mi caso, varios meses sin dormir como la gente decente porque durante las noches, mi hijo no quiere hacer otra cosas más que estar pegado a mi pecho o encima de mí, y esto es terriblemente incómodo cuando sucede todas las noches durante mucho tiempo; porque no duermes, y si duermes, no lo haces en una posición cómoda.

Despertaba cada mañana con la sensación de que mi cuerpo había sido arollado por un tren, con un dolor de cabeza espantoso, de mal humor, y con un deseo impresionante porque ya terminara el día. ¿Qué vida es esa? Mi apariencia: cara lavada y un chongo mal hecho para ir a la oficina. Mi rostro hinchado todo el tiempo, ojeras profundas, ojos cansados. Me empezó a salir caspa por tanto estrés. De verdad no tenía un momento durante el día para mí, para echarme a la cama a pendejear en el teléfono o para depilarme el bigote y la ceja sin escuchar un grito o un llanto clamando por mí. No soportaba más esta situación.


Soy promotora de la lactancia prolongada. Disfruto muchísimo ser esa persona que provee alimento y apego a mi hijo cada vez que lo necesita, me encanta sentir esa conexión, ese vínculo, esa comunicación que sólo nosotros dos podemos comprender. Pero también es importante saber que la lactancia prolongada representa retos. Una vez escuché en una reunión de La Liga de La Leche, que el destete ideal debe ser o cuando una de las dos partes (mamá o bebé) ya no lo disfrute, o cuando ambos lo decidan. Yo ya no disfruto amamantar a mi hijo durante la noche.

Y me dolió aceptarlo. Muy profundo en el corazón. Porque me sentí mala madre, me sentí culpable, me sentí egoísta, me sentí mal siquiera de externarlo. Pero después de platicar con un par de amigas mamás y con mi pareja, entendí que no hay nada de egoísmo en este pensamiento. No se nos puede olvidar que antes que ser mamás, somos seres humanos, no mujeres perfectas que no tienen derecho a quejarse de la maternidad. Y tampoco somos wonder woman; tenemos derecho a ser imperfectas, el afán por la perfección hace infelices a las personas.


Mi hijo no necesita una mamá enojada, frustrada y cansada todo el tiempo. Mi hijo necesita una mamá feliz, lúcida, que disfrute los ratos que pasa con él. Si yo logro recuperar horas de sueño durante las noches, a la mañana siguiente despertaré con todo el ánimo del mundo para estar con él. Así fue que decidí, todavía con dudas, destetar a mi hijo durante las noches, empezando ayer. Sí, él lloró, pero al cabo de un rato, durmió incluso más que otras noches. Yo dormí a pata suelta, desperté con una enorme sonrisa en el rostro, verdaderamente descansada, y mi hijo también; y la hemos pasado de maravilla este día, disfrutándonos.

El reto aún no termina, todavía hay que ver qué pasa esta noche, pero estoy contenta con mi decisión y agradecida por tener el apoyo de mi marido, que es quien se estará encargando de atender a nuestro hijo mientras dura este proceso. Es impresionante lo que una noche de descanso reparador puede hacer por tu cuerpo y por tu estado de ánimo, lo juro. 

No podemos dar algo positivo a los demás si nosotros no estamos bien, ahí radica el significado de la frase "primero estás tú"; esa es mi filosofía en este momento, y yo quiero darle lo mejor de mí a mi hijo. <3




6 comentarios:

  1. Hola, como vas disculpa hace colecho? Mi bb y yo hacemos colecho y tiene su toma para poder dormir y de pro to varia cada noche pero tambien me pide y anoche despues de un mes de no poder mas dolores de cuello espadlda y cabeza diarios, le dije que ya me dejara en paz y lo quite ,me senti pesima y al final termine abrazandolo y besandolo y dejando que toda la noche estuviera pegado pero ya no puedo dormi 2 horas, cargo con la culpa de haber reaccionado mal y y no se que hacer algun comentario o sugerencia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola antes que nada tranquila, creo que alguna vez a todas nos ha pasado. Cuando mi nena yo hice colecho hasta los 10 meses pero un día después de todas las noches sin dormir bien, decidí que durmiera en su cuna al principio No fue fácil porque aunque ella dormía bien yo no dormía por la preocupación, pero con el pasar de los días todo fue mejor ya que ya empecé a dormir bien y mi cuerpo y humor mejoro adios dolores y mal humor, si ya lo decidiste hazlo, mucha suerte y recuerda que en la maternidad no hay reglas todas somos distintas y no x que a alguien le funcione una cosa a ti debe funciónarte lo mismo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "Mi hijo no necesita una mamá enojada, frustrada y cansada todo el tiempo. Mi hijo necesita una mamá feliz, lúcida, que disfrute los ratos que pasa con él. Si yo logro recuperar horas de sueño durante las noches, a la mañana siguiente despertaré con todo el ánimo del mundo para estar con él."
    Leer eso fue como leer las mismas palabras que he dicho últimamente!! En mi caso no es sólo con el destete sino con delegar y aceptar ayudas con el cuido de mi baby. Por primera vez comencé a delegar y definitivo que no sólo me hacia falta sino que le hace bien para mi bebé que puede compartir con sus tías y primitos.

    ResponderEliminar
  4. Se me saltan las lagrimas al leer esto yo también pasé por lo mismo, y todavía me duele... Gracias por contarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo empece a leer y rápidamente se me salieron las lagrimas es lo que vivo día a día desde hace tres meses, pero también no me puedo quejar ha ido mejorando, es todo un show la maternidad pero asi como tiene cosas no tan lindas, tiene cosas super lindas que solo siendo mama entiendes.

      Eliminar